Yo no fuí...

Opinión
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual





"Yo no fuí" es la frase que hizo famoso a Bart Simpson. Esquivar la responsabilidad por los errores que cometemos puede que no sea nuestra exclusividad, pero al menos en Arica es una norma que se cumple todos los días.

Años atrás la empresa PROMEL hizo un buen negocio importando residuos tóxicos desde Suecia, los que finalmente quedaron botados en la Zona Industrial. Pasó el tiempo y el SERVIU no encontró nada mejor que construir viviendas sociales al lado de esos residuos, encima del antiguo basural municipal para ser más exactos. Así fue como cientos de familias vivieron durante años en casas construídas sobre un basural, y rodeadas de residuos venenosos. Han pasado los años y recién han comenzado a interesarse por los niños contaminados que crecieron en las más terribles condiciones ¿y que le paso a los culpables? ¿los dueños de PROMEL? gozan de excelente salud financiera, luego de quebrar esa empresa nadie ha osado demandarlos, ¿los jefes del Servicio de Salud de entonces? todos muy bien, gracias ¿y los responsables del SERVIU que dieron el visto bueno para la construcción de las poblaciones? por lo que se aún gozan de bien remunerados cargos publicos, ahora en Santiago. Al lado de esto la impunidad diplomática es un chiste, ¡Estos si que tienen verdadera impunidad!.

Otra pobre gente que tuvo la desgracia de comprarse una casa en Santa María, al lado de Emelari, durante más de una década vivieron en medio de la contaminación de plomo y otros metales pesados de Bolivia porque simplemente los burocratas a cargo del puerto nunca invirtieron en construír silos cerrados para guardar tan peligrosa carga. Para que hablar de las autoridades de salud que tampoco dijeron ni pio al igual que el resto de la administración pública. Resultado: más niños contaminados con plomo y una onminosa página web en http://www.angelfire.com/mn2/plomo/ que hasta el día de hoy estigmatiza a nuestra ciudad como un lugar contaminado y sucio. ¿Y los responsables?, resulta que nadie es responsable y los metales siguen acopiandose a cielo abierto a muy pocos metros de donde se vende el pescado para la ciudad. Si señores, hasta el día de hoy los metales se acopian a cielo abierto, a pocos metros del terminal pesquero.

Pero que nos extrañamos si durante años la empresa estatal de agua potable estuvo surtiendo a las poblaciones del sector norte con agua altamente contaminada de boro, cambió la compañía pero ¿se arreglo el problema? ¿se castigó a los responsables?. Claro que no, que va, si no hay responsables, nadie es responsable en Arica si tiene el suficiente poder político para proteger sus espaldas. Ahora mismo las playas de Chinchorro, que son nuestro orgullo turístico están contaminadas con escapes del emisario. Años atras se hicieron ensayos que dieron gran concentración de fecas, asunto que se silenció rápidamente "y tras la paletada, nadie dijo nada"...

Siguiendo con ESSAT, empresa de triste memoria en la ciudad, recordemos como las roturas de sus cañerías causaron el quiebre de las viviendas sociales en la Población Guañacagua. De haber sido yo el afectado con gusto le hubiese destrozado la casa a alguno de esos burócratas que pelearon hasta el último minuto para deslindar su responsabilidad, solo para que supiera lo que se siente; de nuevo el "yo no fui" como diría Bart.

Suma y sigue,la incompetente burocracia de Obras Públicas (para que hablar de la reputación ha adquirido en los últimos años) retrasó por años los arreglos de la última salida a los ríos Lluta y San José con años perdidos de carga del puerto, años de ferrocarriles sin funcionar, en fin, todos se perjudicaron, menos los burócratas que siguieron cobrando puntualmente su sueldo cada fin de mes. Como siempre nadie fue responsable. Más aún, varios de esos burocratas hoy están promovidos y mejor que nunca.

Y pasemos a la CORFO, encargada de distribuir cual Rey Midas los subsidios estatales de las malogradas "Leyes Arica"; un ligero vistazo a las empresas beneficiadas y nos encontramos con el Truck Center. Bueno, ya sabemos lo que le paso al dueño y a su honorable abogado; a varias empresas vendedoras de ropa usada que supuestamente iban a convertirse en industrias exportadoras de manufactura ariqueña, unas son hoy compraventas de cero valor agregado, otra repentinamente se incendió hasta los cimientos. Incluso da miedo mencionar a un beneficiado con los subsidios por el prontuario policial que ostenta. Increible, y todavía algunos se preguntan por que las Leyes Arica nunca funcionaron. Bueno, como nadie exige resultados todos los que han decidido la otorgación (desperdicio) de esos subsidios siguen comodamente en sus puestos, a pesar del evidente fracaso como generadores de desarrollo. Como diría Bart Simpson "yo no fui", así dicen los burócratas y siempre encuentran algo a que echarle la culpa.

En fin, de seguir haciendo un recuento de abusos de poder e irresponsabilidad habría tema para escribir durante años. Ocurren en todos los servicios públicos y municipales, donde haya poder político existirá alguien torpe, abusador e incapaz de poner la cara por los errores que comete, escudados tras la impunidad que les otorga sentirse autoridades..

Pero yendo un poco más lejos se trata de un problema cultural, del que no se escapa nadie. Todo el mundo cree que puede cometer abusos o estupideces y al final no le pasará nada, es una extensión de la mentalidad del delincuente que nunca llega a asumir eso de "el que la hace, la paga"; los reglamentos no se cumplen ni a nadie le interesa hacerlos cumplir, la basura se bota en la playa frente de inspectores municipales y Carabineros, es la impunidad generalizada, en medio de la cual crecemos la que nos convence que "autoridad que no abusa pierde prestigio". Y si no somos autoridades siempre encontraremos a alguien más debil o desprevenido para perjudicarlo, o aprovecharemos de incumplir cuantas leyes o reglamentos podamos, total, el ejemplo viene desde arriba.




Otros artículos

Artículos de opinión
Cultura de la sombra vs cultura de la basura

Renegociemos!
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
2004 Año de proyectos
Ariqueñismo
Un chincol se comió una viña
Costanera Sur
La curva de lingeniero
¿Que clase de desarrollo queremos para Arica?
Una oportunidad histórica
Dos héroes de Arica
País digital, país bilingue

Tecnología
Cuando las computadoras se equivoquen
No hemos visto nada todavía
Como funciona Internet (1)
Como funciona Internet (2)
Internet es la nueva imprenta
Internet comunitaria
Bases del diseño web

Jabber, el nuevo estándar de mensajería
Privacidad en Internet
La riqueza virtual
Como se hace un sitio web

De la serie "yo lo conocí"
Jaime Barros Perez Cotapos
Gabriel Abusleme Alfaro
Francisco Melús Oñate
Juan Guillén Canales
Pedro Ariel Olea
Raul Pey Casado
Percy Dauelsberg


ero