¿Donde están los trabajos?

Tecnología
por
Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual

El desempleo está de moda, una de las secciones más requeridas de esta web ha sido la Bolsa de Trabajos, donde las personas ofrecen sus servicios en busca de un empleo en nuestra ciudad. Resulta increíble la cantidad y calidad de los solicitantes, mayoritariamente de personas muy bien calificadas. No puedo dejar de pensar en la empresa de lujo que haría con toda esa gente: ingenieros, periodistas, constructores, en fin.

Esto me lleva a preguntarme donde están los trabajos, porque no es lógico que tanta gente calificada y con experiencia no tenga donde desarrollarse laboralmente. Se supone que a estas alturas y después de una crísis tan prolongada ya la gente debiese haber encontrado sus nichos y de algún modo cada cual un trabajo, pero parece que no ha sido así y todavía tenemos un buen porcentaje de desempleo incluso entre la gente bien calificada.

Aunque personalmente tengo nula experiencia en buscar trabajo, si la he tenido reclutando gente, bien para mi negocio o como asesor para empresas. Creo que de eso puedo sacar dos consejos útiles para los que están en la poco agradable situación del desempleo.

Consejo 1, olvídese de sus propios problemas

Una de las primeras cosas que debe hacer alguien que busca un trabajo es ponerse en el punto de vista de sus posibles empleadores. Un error común es pensar que a ellos les va a interesar los problemas de quien busca trabajo o que de algún modo tienen cierta obligación social de preocuparse por ellos. No es muy buena idea ir a pedir trabajo "porque lo necesito" pues quien contrata a alguien por lo general tiene sus propios lios y lo que menos le interesa es preocuparse por los del solicitante. 

Un enfoque más lógico es pensar cual es el problema del empleador y como uno podría solucionarlo mejor que los otros 1.500 solicitantes que están en sala de espera. Así, al solicitar un trabajo hay que olvidarse de los problemas propios y concentrarse en los del empleador. Conviene presentarse como una solución y no como una carga más para la empresa. Si nos ponemos en el punto de vista del empleador ya no pensaremos "¿por qué no me contrata?" sino "¿por que me tendría que contratar a mi y no a otro?", con esto nos preocuparemos de estar mejor preparados que los demás y tendremos la mitad del camino listo. La otra mitad viene en el... 

Consejo 2, todos buscan gente de confianza

Otra cosa fundamental, que siempre se busca al contratar gente, es elegir a una persona de confianza. En la mente de todo empleador al buscar a alguien para un puesto hay dos cosas decisivas: que la persona sea buena en su trabajo y confiable. No se saca nada con tener a alguien muy bueno si pensamos que en cualquier momento puede traicionar como tampoco sacamos nada reclutando a alguien confiable si no sirve para el puesto. Sin embargo cuando se trata de elegir al "menos peor" -como muchas veces ocurre- casi siempre se prefiere a alguien confiable.

Lo complicado de esto es que la confianza es una percepción a priori muy difícil de probar y eso explica por qué un altísimo número de contrataciones se hacen a través de datos de personas conocidas o promociones dentro de la misma empresa. "Más vale diablo conocido que por conocer" dice el refrán y es ampliamente usado a la hora de contratar gente.

¿Y qué se puede hacer entonces para convertirse en alguien confiable? lo primero y más obvio es armarse una reputación y esto debe comenzar lo antes posible. Mucha gente no se da cuenta que con cada pequeña traición, con cada deslealtad o pillería que perjudique a alguien se va acumulando una mochila de mala fama. Lo contrario funciona exactamente igual y cada vez que le tendemos la mano a alguien desinteresadamente o que nos portamos con corrección pudiendo haber hecho una jugarreta iremos construyendo nuestra reputación que puede llegar a ser más valiosa para nuestros intereses que títulos y doctorados. "Cría fama y echate a la cama" dice el refrán y esto también funciona perfectamente en el mundo laboral.

Conseguir ser contratado en condiciones de competencia es un proceso difícil y sumamente precario, hay algo que se repite hasta el cansancio en estos casos y es la importancia de ir formando relaciones de amistad en el medio en que nos interesa trabajar, los depredadores que viven aprovechandose de los demás -al revés de la creencia popular- no son exitosos en el largo plazo, mucho menos como empleados asalariados porque por simple ley de acción y reacción van acumulando una fila de enemigos deseosos de venganza.Nada más rentable que ser considerado "buena persona" porque en los momentos de apuro ese es uno de los principales activos con los que podemos contar.