¿Tienen "alma" las ciudades?

Opinión
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual



Esta era la pregunta que hacía por Internet Kaisa una chica que había tenido que dejar su pequeño pueblo para entrar a la universidad en Turku, que es la segunda mayor ciudad de Finlandia. Resulta que a ella le pasa ahora lo mismo que nos a pasado a muchos de nosotros, cuando extrañamos "el alma" de nuestra ciudad al encontrarnos en otro lugar más frio y poco conocido.

A mi me parece claro que, igual que las personas, las ciudades si tienen un alma, personalidad o como quiera que se llame a algo que va más allá de las generalizaciones o las impresiones de turistas apurados que con un par de días se sienten en condiciones de escribir un libro según lo bien o mal que lo hayan pasado en un lugar.

El alma de la ciudad es la síntesis de varios factores: su historia, el clima, el entorno geográfico y principalmente las costumbres, prejuicios, hábitos, vicios y virtudes de las personas que viven en ella. Tal como resulta dificil conocer el alma de las personas (caras vemos, corazones no sabemos) algo parecido ocurre con las ciudades y la gente se enamora o aborrece un lugar de manera casi instintiva, igual como algunos tipos nos caen simpáticos o antipáticos.

Es por eso que el chauviniosmo regional resulta tan absurdo, cualquier lugar, incluso los aparentemente menos atractivos pueden ser amados y preferidos por cierta clase de personas, hay personas que aman lugares tan poco atractivos en apariencia como Santiago, Chañaral o Los Angeles. Creo que cada uno tiene su tipo de ciudad al que es afin, la mayoría prefiere el lugar donde ha crecido aunque otros reniegan y jamás se acostumbran, hasta que -con suerte- se van y encuentran el lugar de sus sueños.

Todas estas divagaciones salieron en torno a una pregunta que me he hecho muchas veces ¿es objetivamente Arica un lugar tan bueno como yo lo siento o es simplemente que me he acostumbrado y encuentro todo bueno?. Muchos amigos de Santiago me han dicho que Arica es un lugar como cualquier otro, aburrido, sin grandes atracciones, un simple pueblo chico y nada más. En mi defensa debo decir que nací y me crié en Santiago, que también viví en Chiloé y he viajado por varios países del mundo, por lo menos Arica no es el único lugar que conozco.

Esto me lleva a preguntarme en que consiste -para mi- el alma de Arica, eso que tanto me gusta y me hace preferirla a muchos otros lugares que he conocido. Dificil asunto pero voy a intentar alguna explicación.

Primero que nada Arica es una ciudad frontera, que incluso años atrás fue peruana lo que nos hace un lugar muy abierto y cosmopolita. A diferencia de los sureños que con sus siglos de aislamiento han creado un pequeño mundo lleno de prejuicios y esterotipos en Arica es común convivir con peruanos, bolivianos, aymaras y gringos lo que nos ha regalado ese secreto que estan tan lejos de entender nuestros provincianos compatriotas: que debajo de una ligera capa de cultura en lo que interesa somos todos esencialmente lo mismo, nos mueven los mismos impulsos. Aprender a convivir con otras culturas es un don que tiene Arica y que no tiene ninguna otra ciudad de Chile.

También es una ciudad relajada (como yo, seguramente por eso me gusta) Arica no es Cancún ni el Miami chileno, nunca lo será a pesar de los miopes sueños de los políticos locales, que no se dan cuenta que junto con esa clase de desarrollo viene el deterioro de la calidad de vida, la delincuencia y al fin la pérdida del alma de la ciudad. Solo pregunten a cualquier viejo iquiqueño sobre lo que pasó con esa pobre ciudad. Arica es lenta y eso es bueno, es una slow city y quiera Dios que siga así para siempre.

Seguramente el clima, parejo y templado todo el año tiene que ver con esto de ciudad relajada, en los lugares de clima muy frio la gente sale poco, hay mucha vida de bar, alcoholismo y violencia. En Arica es común "salir a dar una vuelta" y ver gente simplemente sentada en la playa en las tardes, sin hacer nada, no es un clima propicio para los crímenes violentos, que son muy raros en la ciudad.

Y tenemos por supuesto la historia; una ciudad que fue peruana donde todavía quedan vivos "plebiscitarios", y como toda ciudad que se precie tuvimos nuestra época de oro durante el puerto libre y el polo industrial de principios de los setentas, Arica fue durante esos años como California para la época del oro, la ciudad más pujante de Chile que atrajo a decenas de miles de personas de todo el país. Luego vendría la debacle.

Hace tiempo lo dije en un diario, lo mejor de esta ciudad es que con la larga crisis económica finalmente quedamos solo los que realmente la amamos, los que preferimos vivir acá aunque seamos más pobres. Para mi gusto, y por muchas razones que no alcanzaría a explicar en unas líneas Arica es uno de los mejores lugares del mundo donde vivir.

Tal vez los que piensan que una multitud de rascacielos, los enormes Malls, parques, inmensas plantaciones o bosques artificiales son un lindo paisaje no estarán de acuerdo y me dirán que en Nueva York o en Londres hay conciertos y obras de teatro todo el año, o que en Cancún está repleto de bares y turistas que hacen de la noche un día. Simplemente no me convencen, puede ser muy interesante para visitar pero para vivir yo prefiero esta pequeña ciudad con alma, con historia, frente al Océano Pacífico donde está toda la gente que más quiero. Arica si tiene un alma y una personalidad muy definida, tenemos que defenderla, cuidar su identidad y no vender nuestra alma al diablo como ocurrió a nuestro vecino Iquique, ciudad de lujosos edificios...y de la Jorge Inostroza, La Cantera y Alto Hospicio. Ojalá que nunca nos pase eso a nosotros y que nunca lleguemos a creer en el cuento de el Miami chileno.

Otros artículos

Artículos de opinión
¿Tienen "alma" las ciudades?
Yo no fui!
Cultura de la sombra vs cultura de la basura
Renegociemos!
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
2004 Año de proyectos
Ariqueñismo
Un chincol se comió una viña
Costanera Sur
La curva de lingeniero
¿Que clase de desarrollo queremos para Arica?
Una oportunidad histórica
Dos héroes de Arica
País digital, país bilingue

Tecnología
Videojuegos, una industria de garage
XML, el nuevo estandar
Google y la privacidad

Cuando las computadoras se equivoquen
No hemos visto nada todavía
Como funciona Internet (1)
Como funciona Internet (2)
Internet es la nueva imprenta
Internet comunitaria
Bases del diseño web

Jabber, el nuevo estándar de mensajería
Privacidad en Internet
La riqueza virtual
Como se hace un sitio web

De la serie "yo lo conocí"
Jaime Barros Perez Cotapos
Gabriel Abusleme Alfaro
Francisco Melús Oñate
Juan Guillén Canales
Pedro Ariel Olea
Raul Pey Casado
Percy Dauelsberg


ero