Somos un país fome

Opinión
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual



En mis ratos de ocio que no son pocos (los que me conocen saben cuanto aborrezco el trabajo), dedico bastante tiempo a revisar foros y reseñas de extranjeros que han viajado o piensan viajar a Chile y entre las opiniones de todo tipo que he leído hay una que se repite con cierta frecuencia: que Chile es un país fome. En el foro Thorn Tree del Lonely Planet, hay frecuentes discusiones al respecto y en una de las más famosas que recuerdo (are the chileans dull?) se decía que eramos una sociedad cerrada, desconfiada y sin identidad. También leí por ahí que Santiago era uno de los lugares que menos valía la pena de visitar, ni lo suficientemente latino para resultar pintoresco ni lo suficientemente "occidental" para que un gringo se sienta confortable, ni chicha ni limonada. Otro decía que Chile es el país con menos identidad cultural de latinoamérica y que teníamos toda una historia tratando de borrar nuestros orígenes y de imitar a norteamericanos y europeos.

No dejan de tener razón, aunque yo agregaría a Argentina y Uruguay en la lista de los aculturizados. Andando por Santiago después de muchos años, mis amigos me mostraban con cierto orgullo el "Manhattan chileno" alrededor de la Avenida Kennedy, las nuevas autopistas concesionadas y el desarrollo de barrios como el Bosque o Huechuraba. Me acordé inevitablemente del alcalde Soria de Iquique y su ridícula pretensión de crear "el Miami chileno".

Hemos copiado tanto... pero el provincianismo subyacente de los santiaguinos sigue igual, basta con ver nuestra televisión o cualquier barrio capitalino para darse cuenta que somos una mala copia de las cosas buenas y una buena copia de las cosas malas de los países desarrollados. En la corrupción del sistema político, la manipulación mediatica de la opinión pública, en el gigantismo y sobrepoblamiento de la capital igualamos y excedemos a nuestros modelos en Norteamerica o Europa. En tolerancia, respeto por la identidad, cosmopolitismo estamos todavía a un universo de distancia.

Y aquí llegamos a Arica, que gracias a encontrarnos físicamente muy lejos de la capital todavía mantenemos un poco mejor nuestra originalidad. Benjamín Subercaseaux escribió en "Chile o una loca geografía" algo así como que Arica era el lugar más chileno para quien viene desde el norte, y el más peruano para quien llega desde el sur, lo que es tan cierto hoy como en la época en que esto fue escrito, muchos años atrás. Hay todavía mucha identidad en Arica, aunque nuestros políticos sueñen con homogenizarla al resto de nuestro aburrido país. Recuerdo muy bien mi primera impresión cuando llegué a la ciudad en 1969 y vi cholitas con pollera y tongo por la calle, pensé que había llegado a otro país.

En Arica todavía hay cosas distintivas y -a Dios gracias- no han llegado muchas cosas que se consideran "progreso" en el resto de nuestra patria gris; los Mall nunca han tenido éxito, hay muy pocas edificaciones en altura y se conserva buena parte de la arquitectura del siglo IXX cuando la ciudad era peruana, es cierto que el urbanismo "progresista" ha barrido con muchas plazas tradicionales y que se ha perdido la oportunidad de reciclar las construcciones del Puerto Libre con su estilo de los sesentas (pienso por ejemplo en las barandas de concreto de la Costanera Sur). Pero todavía nos queda la peña de La Lisera, en los faldeos del Morro comienza a surgir un barrio de artistas que han reciclado las viejísimas casas y -esperamos- que la Iglesia de San Marcos se salve de la picota en un futuro previsible.

Arica se ha librado de la destrucción de su identidad gracias a la crisis económica, a veces de lo malo salen cosas buenas y en este caso le debemos a nuestra crisis que la playa Chinchorro no esté repleta de edificios como algunos tipos soñaron hace años. Yo leo cada cierto tiempo sobre gente que se escandaliza porque los negocios cierran para dormir la siesta o porque el nuevo aeropuerto no iba a tener mangas, que pena por ellos, seguramente estarán felices de que se haya demolido el Hotel Pacífico y que ahora exista una "plaza moderna" en el lugar del Parque Vicuña Mackena, no entienden nada, les encantaría que Arica fuera "el Miami chileno" y me hacen pensar que con razón muchos extranjeros ven a Chile como un país copión y fome.

Otros artículos

Artículos de opinión

Somos un país fome
¿Tienen "alma" las ciudades?
Yo no fui!
Cultura de la sombra vs cultura de la basura
Renegociemos!
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
2004 Año de proyectos
Ariqueñismo
Un chincol se comió una viña
Costanera Sur
La curva de lingeniero
¿Que clase de desarrollo queremos para Arica?
Una oportunidad histórica
Dos héroes de Arica
País digital, país bilingue

Tecnología
Videojuegos, una industria de garage
XML, el nuevo estandar
Google y la privacidad

Cuando las computadoras se equivoquen
No hemos visto nada todavía
Como funciona Internet (1)
Como funciona Internet (2)
Internet es la nueva imprenta
Internet comunitaria
Bases del diseño web

Jabber, el nuevo estándar de mensajería
Privacidad en Internet
La riqueza virtual
Como se hace un sitio web

De la serie "yo lo conocí"
Jaime Barros Perez Cotapos
Gabriel Abusleme Alfaro
Francisco Melús Oñate
Juan Guillén Canales
Pedro Ariel Olea
Raul Pey Casado
Percy Dauelsberg


ero