Las nuevas bibliotecas

Tecnología
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual





Desde los años sesentas muchos intelectuales, partiendo por Marshall MacLuhan proclamaron el fin de la palabra escrita como medio principal de transmitir cultura, en esos años  también surgió el concepto de "aldea global" del que hoy tanto se habla, pero como suele ocurrir en estos casos, las prediccciones se cumplieron solo a medias.

Resulta que se deslumbraron con el poder de la televisión y con la explosión de las comunicaciones, creyendo que estábamos ante el nacimiento de un nuevo lenguaje más directo e instintivo donde las imágenes iban a sustituír a las palabras. Esto no ha ocurrido sino por el contrario, con el desarrollo de Internet -el nuevo estándar de comunicación universal
- la palabra escrita vuelve a tomar un lugar principal y la cultura de la imagen queda reservada solo para los estratos más ignorantes de la sociedad.

Es cosa de tiempo para que el reinado de la televisión termine..La distribución de imágenes por Internet tiene tantas ventajas prácticas y económicas que en pocos años más un televisor pasará a ser algo tan obsoleto como los teletipos, las máquinas de escribir o los propios fax.

Esto trae cambios no solo en cuanto al medio de trasmisión sino que a la naturaleza de los contenidos, por ejemplo los programas de televisión podrán ser combinados con texto personalizado lo que permitiría leer reseñas o críticas antes de verlos, interactuar y modificar los contenidos y muchas otras posibilidades que agregarán valor y mejorarán el medio.

Eso que actualmente llamamos "caja idiota" supone un espectador pasivo, receptor de contenidos escogidos y manejados por un pequeñísimo grupo de personas. Internet democratiza por la facilidad para producir y distribuír programas realizados por microproductores independientes, tal como ya está ocurriendo con la radio por Internet.

Pero a lo que iba en un principio es que Internet ha traido de vuelta el reinado de la palabra escrita; en los setentas los niños crecieron pegados a la patalla del televisor "viendo monitos" y programas de moda, los niños de hoy en cambio pasan el tiempo libre alrededor de los foros, chats y juegos de video. En todos estos deben interactuar, redactar, coordinar movimientos, crear comunidades, exponer y defender opiniones a diferencia de la generación anterior que recibió una cultura envasada y entregada por un medio casi hipnótico como fue la televisión tradicional.

Si como fruto de este cambio nuestros niños a futuro llegan a formar una opinión pública un poco menos estúpida, menos visceral que la de los actuales adultos le deberemos a Internet  una de las revoluciones culturales  más importantes de la historia.

Otra cosa es que el libro impreso está en clara decadencia, aunque la palabra escrita sigue en auge el medio tradicional por el cual de difundía (libros y revistas) ha sufrido golpes mortales de parte de las fotocopiadoras y el propio Internet que han hecho perder los privilegios de las casas editoras, tal como ocurrre hoy en día con la música. Esto si que es un fenómeno definitivo dentro de un cambio mayor que es la desaparición de los intermediarios en muchos rubros económicos.

Por eso cada vez que paso enfrente de una faraónica biblioteca que se están construyendo en nuestra ciudad me pregunto  si los  responsables  de  esas  inversiones  serán  capaces  de  comprender lo inútil que va a resultar todo eso en un plazo muy breve; elefantes blancos repletos de papel que a nadie le interesará consultar.

El mismo dinero estaría mucho mejor empleado en armar un centro de documentación que se dedicara a transcribir a medio digital la may
or cantidad posible de conocimiento local para libre acceso de cualquiera que pueda entrar a la web. El futuro muy cercano está en Internet y no en las estanterías de un edificio, por fastuoso que sea. Pero en fin, ya sabemos que el sentido común o la visión de futuro no siempre se encuentra en la academia o la administración pública, aunque sea donde más se necesitan.

 Otros Artículos

Costanera Sur
Diseño Web
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
¿Escuelas o cárceles?

Como funciona Internet (1)

Como funciona Internet (2)
La Riqueza virtual
País Digital, País Bilingue
¿Donde están los trabajos?
2004, el año de los proyectos

Internet comunitaria
Jabber, un nuevo protocolo