Globalizemos a Arica

Opinión
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual



Un amigo norteamericano me hacía notar que en su país también existen "Tiger Market" igualitos al que hay en la esquina de Juan Noé con Velazquez, allá son de la Exxon, acá son de la Esso, hasta en eso se parecen. La palabra globalización seguramente proviene del globo terraqueo y significa esas muchas cosas que están apareciendo por igual a lo largo y ancho del mundo entero. Las personas se visten ahora muy parecido, hasta usan las mismas marcas, cuando yo anduve por Europa en el 83 era perfectamente reconocible como latinoamericano por mi ropa; ahora podría ir con la misma ropa que uso todos los día y pasaría colado; en todo el mundo usa identica ropa made in China. Para que hablar del Blockbuster o McDonalds "igualito a los gringos" que tenemos al final de calle 21 de Mayo, o el estreno mundial de películas en el Cine Colón, cosa ni soñada hace unas pocas décadas atrás.

Es una serie de cambios que -yo diría- partieron con los años noventas, con la explosión de Internet y la televisión por cable que achicaron el mundo de una manera repentina e inesperada. Los viejos, que todavía no comprenden bien el fenómeno, suelen decir "los que hablen inglés y sepan usar bien las computadoras tendrán su futuro asegurado"; craso error, de hecho estudiar inglés o computación va a ser un esfuerzo inútil porque esos conocimientos ya están permeando la cultura de los niños sin necesidad de ninguna clase de estudio, la cantidad de personas con manejo aceptable de inglés y computación en 15 años más va a ser tan grande que no va a significar ninguna ventaja sino apenas un mínimo común denominador tan vulgar como saber las cuatro operaciones de las matemáticas. Yo me doy perfecta cuenta de como mi hijo sin haber estudiado ni una hora el inglés se maneja perfectamente en ese idioma, con solo usar juegos, ver las canciones del MTV y las películas de cable subtituladas ¿para que necesita estudiarlo entonces?, no lo necesita en absoluto, tal como no necesitó estudiar en ningún lado a "usar el computador", esas son cosas para los viejos, ideas del pasado.

Y así es como nos vamos globalizando ¿significa esto un peligro, una pérdida de identidad?. Claro que no, en tanto no perdamos la brújula de que nuestra originalidad se hace mucho más valiosa que antes, ahora puede ser nuestra originalidad global, apreciada en todo el mundo y no solo un secreto de unos pocos afortunados. Resulta que así como las cosas buenas nos llegan rápidamente desde otras partes del mundo (y yo creo que el McDonalds, la ropa China y todo lo demás son cosas buenas, porque por algo se venden) nosotros ahora también podemos hacer llegar al resto del mundo todo lo bueno que tenemos..

Desgraciadamente todavía la gente más vieja; los que tienen el sartén por el mango y se reparten los cargos de autoridad en la ciudad son todavía muy ignorantes, provincianos en el peor sentido de la palabra y no comprenden que nuestro real valor está en la originalidad, en lo que nos hace únicos que es el estilo de vida, el clima, nuestra geografía de oasis, nuestra calidad multicultural, nuestro tamaño pequeño, nuestra riqueza natural e histórica. Esos viejitos ignorantes son los que escriben indignadas cartas en el diario reclamando porque el comercio cierra a mediodía "no como en las ciudades importantes", ignorando lo fundamental que es el estilo de vida en una ciudad. Son los mismos que reclaman porque "no se abre el altiplano para la minería, generando puestos de trabajo" ignorando el tesoro que significa la cantidad de parques naturales del interior. en fin, son los viejitos de siempre que no entienden por que no se construyen edificios "como en Iquique" y porqué "no se gasta más plata en enseñarle inglés y computación a los niños". Lo más trágico es que esa ignorancia es la que está en el poder ahora y la que toma las decisiones, en fin, ojalá se jubilen luego, no hay mal que dure cien años.

Arica debiera globalizarse cuanto antes, no solo aceptando lo bueno desde afuera sino dando a conocer en todo el mundo lo bueno que nosotros tenemos. Cuidando con algodones nuestra naturaleza, nuestras viejas casas, nuestro relajado estilo de vida, nuestras costumbres y tradiciones; esos son los tesoros que debemos exportar y no de la manera pintoresca, falsa y fácil para el consumo turístico sino desde un real amor hacia lo que somos. Cuando hablamos de crear valor para la ciudad nos referimos precisamente a eso; a darnos cuenta de lo valioso que son ciertas cosas que las hemos tenido desde siempre y a difundirlas. Ese es el sentido de los trabajos del doctor Renato Aguirre en esta misma web, crear valor y darlo a conocer al resto del mundo, tarde o temprano se irá generando una sinergía en la ciudad e incluso los más ignorantes terminarán dándose cuenta de que esa es la oportunidad y el camino. Es la forma correcta de hacer las cosas en el mundo globalizado.

Otros artículos

Artículos de opinión

Globalizemos a Arica
Somos un país fome

¿Tienen "alma" las ciudades?
Yo no fui!
Cultura de la sombra vs cultura de la basura
Renegociemos!
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
2004 Año de proyectos
Ariqueñismo
Un chincol se comió una viña
Costanera Sur
La curva de lingeniero
¿Que clase de desarrollo queremos para Arica?
Una oportunidad histórica
Dos héroes de Arica
País digital, país bilingue

Tecnología
Videojuegos, una industria de garage
XML, el nuevo estandar
Google y la privacidad

Cuando las computadoras se equivoquen
No hemos visto nada todavía
Como funciona Internet (1)
Como funciona Internet (2)
Internet es la nueva imprenta
Internet comunitaria
Bases del diseño web

Jabber, el nuevo estándar de mensajería
Privacidad en Internet
La riqueza virtual
Como se hace un sitio web

De la serie "yo lo conocí"
Jaime Barros Perez Cotapos
Gabriel Abusleme Alfaro
Francisco Melús Oñate
Juan Guillén Canales
Pedro Ariel Olea
Raul Pey Casado
Percy Dauelsberg


ero