La curva del ingeniero

Opinión
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual





la curva del ingeneroVengo llegando de un viaje al sur, pasado Concepción tuve la oportunidad de conocer la famosa "curva del ingeniero". Para los que no lo saben se trata de una vuelta inexplicable, inútil y peligrosa en forma de Z para llegar a un lugar donde perfectamente se podía ir en línea recta. Existen muchas versiones que tratan de explicar este desatino, pero la curva del ingeniero sigue allí, propiciando accidentes como un monumento vivo a lo que puede hacer un anónimo burócrata fiscal cuando algo se le encapricha.

Lamentablemente Chile está repleto de curvas del ingeniero y nuestra ciudad no está ajena a ellas. La permuta propuesta  por el Consejo de Monumentos Nacionales de los terrenos de calle Colón son una muestra más de como el capricho o falta de previsión de algún funcionario puede provocar perjuicios graves a toda una ciudad sin que nadie salga a defenderse contra la irracionalidad y el perjuicio.

La historia completa:  resulta que un arquitecto compró un terreno en calle Colón para construir un hotel, en medio de las obras de excavación se encontraron momias del mismo período de las denominadas "Chinchorro" que han traído un interés mundial a nuestra ciudad que trasciende lo meramente académico, bueno, para que abundar en esto si creo que todos sabemos el impacto que ha tenido el descubrimiento de esas momias.

El propietario, en un gesto que lo enaltece, no vaciló en comunicar el hallazgo a las autoridades, lo que tal vez les provocó más fastidio que alegría "más trabajo por la misma plata" deben haber pensado. Finalmente  a alguien se le ocurrió la luminosa idea de hacer un trueque de terrenos, ofreciendo el lugar donde se encuentran los estanques vacíos de la ex-sanitaria ESSAT,
donde se sabe que no hay vestigios arqueológicos, a cambio de los terrenos del hallazgo.

Pero resulta que ese lugar es único posible para hacer un museo de sitio, pues los restos están enterrados por todo alrededor lo que impide construir en cualquier otro lugar cercano. Así es como gracias a la decisión de algún anónimo iluminado nos vamos a perder la oportunidad de tener un gran centro andino y museo que corresponda a nuestra rica herencia cultural. A propósito de esto mismo escribí hace meses el artículo 
Un museo para Arica en esta misma columna.

¿Por que pasan estas cosas? ¿como fue posible que el ingeniero se saliera con su estúpida curva? ¿se irá a hacer la permuta y en lugar de museo tendremos un hotel?. Ojalá que no, pero si  los ariqueños  seguimos permitiendo con nuestra apatía que el ingeniero haga de las suyas, tendremos no una, sino muchas curvas del ingeniero,  hoteles en lugar de museos y diversos atentados a la estética las calles de la ciudad.

Es la apatía en los asuntos de interés público y la falta de organización (y probablemente de interés) de los propios ariqueños ante lo que va más allá de sus problemas cotidianos, parece que  hubieramos adoptado una actitud fatalista y hasta servil ante los desatinos de los funcionarios públicos. Otra cosa sería si nos organizaramos en torno a intereses un poco más allá del chilenísimo "y como voy yo ahí", si nos diésemos cuenta que un buen desarrollo urbano, cultural, estético y comunitario tendrán influencia directa en el personal y de nuestras familias.Cualquier perjuicio para Arica lo es también para cada uno de nosostros.


En fin, dejo la tribuna abierta para que cualquier persona interesada en el tema -y se que hay muchos- participe y exprese su opinión.


 Otros Artículos

Costanera Sur
Diseño Web
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
¿Escuelas o cárceles?

Como funciona Internet (1)

Como funciona Internet (2)
La Riqueza virtual
País Digital, País Bilingue
¿Donde están los trabajos?
2004, el año de los proyectos

Internet comunitaria
Jabber, un nuevo protocolo