Hay que cuidar a los locos

 

Tecnología
por
Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual

Hace pocos días, para pasar una aburrida tarde en un hotel de Iquique, me puse a ver el History Channel donde dieron la historia del inventor del primer juego de video.

Resulta que en los años 50 a un científico de los laboratorios Brookheaven (o como se escriba) se le ocurrió usar el gigantesco computador para que, conectado a un osciloscopio y con unos primitivos "joystick", aprovechara su capacidad de predecir las trayectorias de proyectiles, simulando un juego de ténis.

El propósito de esto era hacer menos aburridas las presentaciones de difusión que hacía el laboratorio para la gente común y corriente. El asunto tuvo cierto éxito como curiosidad hasta que fué desarmado y olvidado.

Al inventor ni se le pasó por la mente patentarlo, a pesar que era poseedor de más de una docena de patentes serias ¿que utilidad práctica podía tener un estúpido juego, si se necesitaba una enorme máquina de varios millones de dólares para usarlo?

La cosa es que pasaron los años y los computadores se hicieron cada vez más pequeños y baratos, a un punto que ni el propio Nostradamus hubiese podido imaginar, y a fines de los setentas el fundador de Atari fabricó un pequeño aparato con el primer videojuego, este se llamaba "Pong" y era esencialmente lo mismo que el ideado en los 50 pero en una máquina pequeña y barata que fue la base del posterior imperio de los videojuegos.

El producto fue una locura mundial y el dueño de Atari ganó cientos de millones con él, hasta que la empresa Magnavox lo demandó alegando que la idea original había sido de ellos. Afortunadamente Atari pudo demostrar que alguien había tenido antes la misma idea y no la había patentado con lo que se libró del reclamo por patentes.

Bueno, esa es la historia, pero ahora viene la moraleja. De una buena historia suelen sacarse buenas moralejas. La primera y más obvia es lo difícil que resulta imaginarse el futuro; ¿quien iba a pensar en los años 50 que en un par de décadas los computadores iban a ser tan pequeños y baratos que incluso los niños podrían tener uno como juguete y que el invento aparentemente inútil iba a valer muchos millones de dólares si se hubiesen tomado la molestia de patentarlo?, se dice que el fundador de Atari ganó más de 200 millones de dólares con el Pong, mucho más de lo que nunca soñó tener su científico inventor.

Otra moraleja es que muchas cosas aparentemmente triviales pueden tomar una tremenda importancia con el tiempo y esto no solo vale para los inventos sino que mucha gente excentrica, locos, fracasados, con el correr del tiempo pueden resultar geniales. Hay que tener ojo con los alternativos, no olvidemos que a don Tomás José Urmeneta le decían "el loco del burro" y nadie lo tomaba en serio, hasta que llegó a ser uno de los más grandes millonarios de su época. Para que hablar del propio Bill Gates en los años 70.

Y en este punto yo haría una asociación con la actual situación del turismo en Arica -perdonen que sea majadero en el tema, pero creo que vale la pena- ¿quien nos dice que no llegará el día en que el negocio turístico haga millonarios en nuestra ciudad?, los conservadores podrán alegar mil razones en contra, que nuestras playas no se comparan con las del Caribe, que nuestros atractivos jamás alcanzarán la masa crítica necesaria para un despegue, en fin, las dificultades son muchas.

Pero son todas de similar naturaleza a las que hicieron que el inventor de los videojuegos no se interesara por patentar su idea: simplemente creyó que jamás se iban a solucionar los problemas que la gente práctica veía como insuperables. El bosque de dificultades le impidió ver lo fundamental, que tenía en sus manos algo tremendamente atractivo en caso que los problemas pudiesen resolverse.

La falta de fe en el futuro es la característica de los mediocres y el inventor de los videojuegos era sin duda un mediocre, un científico respetable que no tenía mucho tiempo para los sueños, murió confortable y burgues como todos los que se toman en serio a si mismos, mientras que fueron otros visionarios quienes se llevaron la fama y los millones.

No digo que la apuesta al turismo en Arica tenga éxito asegurado. Ninguna apuesta grande lo tiene, porque de ser así no existirían los pobres. Pero necesitamos gente que sueñe, que se imagine el futuro más allá de lo confortablemente previsible. Creo que esa fue la moraleja principal que saqué después de ver la historia en la tele en una aburridísima tarde de hotel; hay que cuidar a los locos.

REALIMENTACION

Como publiqué primero este artículo en mi web personal, tuve el gusto de recibir el interesante comentario de Lilian Rivera de Terreros, una ariqueña que vive en Baltimore (USA) y que transcribo a continuación

Tomas,

Trate de incluir esta respuesta a tu articulo "Hay que cuidar a los locos" en tu pagina web pero sin exito alguno (?) Asi es que decidi incluirlo en tu "Guestbook".

Coincido con tu punto de vista referente al futuro turístico de Arica. Aunque nací en Santiago, pasé la mayor parte de mi vida como adolescente y joven adulta en Arica hasta que me vine a los EEUU en 1984. Por muchos años trabajo en el departamento de marketing internacional de una compañia muy grande en la costa Este de los EEUU. Entiendase que en este país, marketing no necesariamente tiene que ver con publicidad sino mas bien con inteligencia comercial. Mi ocupación me ha permitido conocer un sin fin de gente muy interesante en un rango que abarca desde altos dignatarios gubernamentales, diplomaticos, ingenieros, tecnicos, empresarios millonarios, etc. Este networking me ha educado en cuanto a los gustos y preferencias de ciertos grupos los cuales posteriormente se pueden clasificar y convertir en un "marketing niche" con fines comerciales. He visitado Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Mexico, Punta Cana en R.D., y toda la costa Este de los EEUU, y tal vez como hobby siempre estoy haciendo comparaciones entre los lugares que visito y la ciudad de Arica. El resultado de mi análisis es siempre el siguiente: el clima y las características de Arica, la hacen un lugar muy interesante y unico para cierta clase de visitante. Si yo tuviera que buscar un "marketing target" en Europa y los EEUU, para motivar el interés de turistear en Arica, mi primer objetivo serían las universidades, con sus educadores y estudiantes. Arica ofrece un clima maravilloso que los adultos mayores aprecian de sobremanera, y ofrece también la oportunidad de acercarse a culturas ancestrales de las cuales solamente se lee en textos de estudio. El tipo de turista al cual me refiero es aquel que posee un nivel cultural amplio y que no necesariamente tiene mucho dinero. Arica, con su clima fabuloso, su mezcla de las culturas andinas y chilenas, su idiosincrasia, las playas, el acceso a los pueblos del interior, es ya casi perfecta con la excepción de que hay un solo museo en toda la ciudad. Es irónico que en una ciudad en la cual en 1970 solamente escarbando en el patio de la casa se encontraban artefactos de interés arqueológico, tenga un solo museo, cuando en este país, EEUU, hay museos que siguen dando ganancia por años, mostrando cosas sin ningun fundamento, por ejemplo el museo de “Ripley: Believe or Not”.
 
Es de esperar que nuestra idea común acerca del exitoso futuro turístico de Arica se concrete pronto ...
Además quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerte enormemente por mantener informados de lo que pasa en Arica a aquellos que nos encontramos lejos. Me encanta cuando colocas alguna foto de Arica en tu pagina. Gracias nuevamente ...

Otros Artículos

¿Escuelas o cárceles?
Como funciona Internet (1)

Como funciona Internet (2)
La Riqueza virtual
País Digital, País Bilingue
¿Donde están los trabajos?

2004, el año de los proyectos