Costanera Sur

Opinión
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual

¿Qien se acuerda del antiguo Chinchorro?

Los que viven en Arica desde los ochentas recordarán perfectamente lo que era la playa de Chinchorro antes del proyecto de urbanización y desarrollo. Un basural descuidado, sin iluminación y con senderos entre las dunas donde los que iban a portarse mal en la noche solían quedar enterrados. El único atractivo turístico era la boite "Crazy Duck" que -con todo respeto- no era un lugar de gran categoría y el restaurant "El Gallo Cojo" que tenía una excelente cocina pero tampoco se destacaba por su equipamiento o belleza.

Chinchorro, hoy

Han pasado los años y el sector se desarrolló, los que vuelven a la ciudad después de muchos años no lo pueden creer y durante las noches de verano (para que hablar del año nuevo) el sector se llena de vida y es un importante punto de atracción para toda la ciudad y sus visitantes.

Además tenemos el desarrollo comercial e inmobiliario del sector. La urbanización y los caminos dieron origen a un polo de desarrollo turístico con su epicentro en la discotheque Soho y el Restaurant Dimango, luego un sector de nuevos locales hacia el sur, frente a los juegos infantiles que son lugar de preferencia durante los paseos de fin de semana. Hacia el norte están los edificios Skorpios, Tiawanako y Orotambo, junto con un nuevo restaurant muy bien equipado. Ni que decir que los que tienen una propiedad en sectores colindantes como los alrededores del Parque Centenario, Tierras Blancas y las villas Ginebra y Pedro Lagos se vieron beneficiados con una apreciación importante por todo el nuevo equipamiento que se ha desarrollado en el sector.

Es cierto que mucho de lo proyectado inicialmente no llegó a concretarse y que muchas cosas no se hicieron de la mejor manera, ¿que pasó con los inversionistas bolivianos que supuestamente iban a construir una Avenida del Mar repleta de edificios en todo el Chinchorro? nunca llegaron y muchos departamentos están sin venderse, también es cierto que la sociedad con el SERVIU fue un procedimiento -en mi opinion- limítrofe con la ilegalidad, pero el sector está allí y si le preguntan a cualquiera si la ciudad se benefició con él o si el proyecto valió la pena la respuesta es es claro que si, Arica se benefició enormemente.

¿Y que pasa con la Costanera Sur?

Eso es lo que se pregunta mucha gente al pasar por el despoblado ubicado entre la Playa Brava y el sector de las pesqueras, y los que tenemos algo de memoria recordamos que todo el Chinchorro era algo muy parecido. Por eso me dió gran satisfacción cuando me contaron que CORDENOR tenía en mente hacer un proyecto de desarrollo para la Costanera Sur, si ya hicieron el pequeño milagro con la Costanera Norte, ahora con la experiencia y capacidad de gestión que demostraron pienso que sobradamente pueden hacerlo.

Si lo pensamos bien, desde la época de la Junta de Adelanto se perdió la capacidad de llevar adelante ideas ambiciosas, nuestros servicios públicos se dedican a ratonear con proyectos enanos y de bajo riesgo, yo diría que el último proyecto arriesgado y exitoso que vimos en nuestra ciudad fue el de las palmeras y áreas verdes, que cambiaron la cara de la ciudad pese a las posibilidades en contra. Pero son excepciones a la regla general que dice que los servicios públicos tratarán de cumplir con su trabajo de la manera que menos les complique la vida, y es por eso que -descontando el Chinchorro- hacen más de treinta años que no se genera un proyecto turístico ambicioso en la ciudad, puras remodelaciones, mantenciones y arreglos, apostado a la segura sin riesgo ni grandes beneficios.

Los privados se atreven

De no haber sido por la iniciativa de Cordenor todavía la playa de Chinchorro sería un arenal sucio y semi abandonado, y todavía los funcionarios públicos se encogerían de hombros cuando alguien les dijera que se trata de un lugar con potencial enorme para el desarrollo de la ciudad.

Si las cosas no salieron al cien por ciento, recordemos que lo perfecto es enemigo de lo bueno, si se usaron formas cuestionables que sirva de experiencia y que ahora se haga todo como Dios manda, pero lo importante es que los privados se atreven. Cuando no son funcionarios a sueldo sino profesionales que ganarán dinero si el proyecto resulta, todo comienza a funcionar, surge el entusiasmo, la preocupación y la gente trabaja para que los problemas se solucionen. Creo que es la única manera de que se hagan cosas importantes, ojalá que Cordenor lleve adelante su proyecto, que todo resulte bien y que tengamos nuevos balnearios y urbanizaciones en la Costanera Sur, el sector de mayor potencial turístico en una ciudad cuya gran riqueza es el turismo.

Otros Artículos

Diseño Web
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
¿Escuelas o cárceles?

Como funciona Internet (1)

Como funciona Internet (2)
La Riqueza virtual
País Digital, País Bilingue
¿Donde están los trabajos?
2004, el año de los proyectos