p
  Ojalá me hubiesen enseñado esto

Opinión
por Tomás Bradanovic
http://www.bradanovic.cl
http://www.bradanovic.cl/pcasual



Cuantas veces hemos escuchado al papá diciéndole a su hijo "estudia, para que puedas sacar una carrera y después tengas un trabajo estable y bien pagado", la obsesión de la clase media es un trabajo estable y bien pagado es un cliché. Lo malo es que van quedando cada vez menos de esos trabajos, el problema comenzó con las ingenierías, supuesta "profesión del futuro" y luego fue pasando a cada una de las carreras tradicionalmente seguras, ahora hasta abogados y doctores tienen problemas con la estabilidad, y para qué hablar de los buenos sueldos.

Los liceos y universidades en Chile han sido un reflejo de este deseo, formando empleados modelos, especiales para insertarse en la empresa tradicional en un trabajo estable y bien pagado. Pero las empresas tradicionales, grandes y estables ya casi no existen y los que egresan de estas fábricas de burócratas que son nuestras universidades se encuentran con que gran parte de lo que le enseñaron no les servía..

En mi experiencia personal es muy poco lo que me ha servido. En a lo menos veinte años de educación formal, me habría gustado que a lo menos alguna cosa útil hubiese aprendido para no pasar por el doloroso método de la prueba y error.

Ojalá por ejemplo me hubieran enseñado algunas cosas sobre como manejar mi vida que al final las he aprendido a golpes. Que por ejemplo alguien me hubiese dicho que todas y cada una de las equivocaciones se pagan, algunas en efectivo y otras a plazo pero siempre nos llega la cuenta. Conocer esta simple realidad me hubiese evitado repetir de curso en primer año medio y seguramente me hubiese permitido entrar a la universidad en mi primera postulación, pero hice un mal cálculo y dejé pasar las clases sin mucho interés, total la enseñanza media todos la aprueban. Pasaron los cuatro años y me llegó la cuenta, no estaba suficientemente preparado y me quedé afuera de la universidad lo que atrasó mi carrera en más de tres años. Si hubiese sabido lo que me iba a costar la indolencia otro gallo hubiese cantado. Después me di cuenta pero mucha gente pasa por la vida sin darse cuenta que las decisiones equivocadas se pagan y viven convencidos de que los persigue la mala suerte o, mucho más común, que son víctimas de algún perverso explotador.

Ojalá alguien me hubiese explicado que para mejorar mi situación financiera solo tenía dos caminos: gastar menos o ganar más y que ambas cosas a la vez me harían mejorar mucho más rápido. Pero como nadie me lo dijo tuve que aprender de la experiencia y como pasé varios años con mucho gasto y poco ingreso mi situación se iba colocando cada vez peor. Si me hubiesen explicado que los gastos fijos son como el cancer y que al crecer van matando el bolsillo y quitandonos libertad no me hubiese comprado un vehículo muy gastador, ni hubiese hablado tanto por celular, tampoco habría adquirido todos esos pequeños hábitos inútiles de los que después se llega a depender; el sandwich cada noche, el diario todos los días y un montón de cosas que se van acumulando hasta que al final uno termina aceptando cualquier trabajo esclavo para poder mantener esos gastos.

Ojalá hubiese aprendido antes la diferencia entre consumo e inversiones, así me hubiese dado cuenta que muchas de las cosas que consideraba indispensables para mi trabajo en realidad no lo eran y se sumaban a la carga de gastos fijos que al crecer me iba esclavizando. Siempre tenemos algún mecanismo psicológico para justificar la compra impulsiva disfrazandola de "inversión indispensable para mi trabajo".

También hubiese querido aprender antes a manejar el riesgo, a saber que sin riesgo no hay ganancia y que la seguridad es para los esclavos, pero también que los que tienen la mentalidad del jugador y se arriesgan por el gusto de la adrenalina están condenados de partida, la adrenalina es un vicio y no se deja hasta que quedamos muertos o sin un peso.

En fin, en más de veinte años de educación formal aprendí a leer, escribir y las cuatro operaciones básicas, cosas que hasta el día de hoy me sirven, También fui a a clases de historia, biología, química, física, matemáticas y un montón de cosas más que hoy están perfectamente olvidadas ¿valió la pena tantos años de perder el tiempo? de la multitud de profesores que tuve los buenos los puedo contar con los dedos de una mano, los otros, perfectos maestros de mediocridad. Ahora que se habla tanto de la calidad de la educación me gustaría que por lo menos consideraran educar a la gente a valerse por si mismos y que una par de cursos sobre realidades económicas básicas podrían ser de mucho más provecho que tanta materia inútil con la que se inflan nuestros currículum. Tal vez así dejaríamos de tener una sociedad de quejumbrosos y frustrados.

 

Otros artículos

Artículos de opinión

Globalizemos a Arica
Somos un país fome

¿Tienen "alma" las ciudades?
Yo no fui!
Cultura de la sombra vs cultura de la basura
Renegociemos!
Un museo para Arica
Hay que cuidar a los locos
2004 Año de proyectos
Ariqueñismo
Un chincol se comió una viña
Costanera Sur
La curva de lingeniero
¿Que clase de desarrollo queremos para Arica?
Una oportunidad histórica
Dos héroes de Arica
País digital, país bilingue

Tecnología
Videojuegos, una industria de garage
XML, el nuevo estandar
Google y la privacidad

Cuando las computadoras se equivoquen
No hemos visto nada todavía
Como funciona Internet (1)
Como funciona Internet (2)
Internet es la nueva imprenta
Internet comunitaria
Bases del diseño web

Jabber, el nuevo estándar de mensajería
Privacidad en Internet
La riqueza virtual
Como se hace un sitio web

De la serie "yo lo conocí"
Jaime Barros Perez Cotapos
Gabriel Abusleme Alfaro
Francisco Melús Oñate
Juan Guillén Canales
Pedro Ariel Olea
Raul Pey Casado
Percy Dauelsberg


ero