Visiones de la Arica Profunda

Renato Aguirre Bianchi

Petroglifos (VII). Fertilidad y sexo

Estos son temas de gran relevancia en el arte prehistórico de todo el mundo. Podríamos señalar que el sol, el maíz, los anuros y hasta las serpientes se relacionan con la fertilidad. La iconografía rupestre es rica en representaciones de varones con falos explícitos,

                  

 pero poco se escribe de las representaciones del sexo femenino. Sería extraño que este tema, que obsesiona a la humanidad a lo largo de todas las épocas, no estuviera abundantemente representado en el arte rupestre de nuestra tierra. Tengo la impresión que este argumento no ha sido considerado por los expertos en su debida dimensión. Se habla de una mujer embarazada entre los geoglifos del Cerro Sagrado de Azapa, pero no de imágenes representando el acto sexual ni de mujeres en actitud complaciente o de vulvas, tan abundantes en el arte rupestre del resto del mundo desde hace unos 30.000 años. Tengo una teoría que resuelve esta aparente carencia.

A juzgar por una pocas imágenes que he visto, pareciera que el parto tenía lugar --o al menos se lo representaba-- en la posición que se muestra en la primera foto (Calaunza, aguas abajo de Codpa; nótese la asociación con una araña, de significado desconocido). En la segunda imagen, la ¿mujer? aparece en la misma posición, pero el trabajo de parto es discutible y en la tercera parece estar más bien ofreciendo sus genitales:

  

  

Me ha llamado la atención la extraordinaria frecuencia de símbolos parecidos a una "W", en todos nuestros valles. Creo que ésta deriva de la posición mostrada, como se observa en la siguiente serie de imágenes:

 

 

Nótese que en la segunda se han perdido los brazos, persiste un esbozo de cabeza y el símbolo se asocia a una serpiente, elemento acuático en el Mundo Andino. En el Viejo Mundo, desde hace unos 6.000 años, las vulvas se asocian a símbolos acuáticos. La tercera imagen ya parece una vulva vista de frente, con forma de "W".

Este símbolo, "W", adquiere diversas formas en un mismo panel y ha sido interpretado como tumis (cuchillos incaicos) o golondrinas. No percibo razones para tanta preocupación por los tumis o pajaritos y no concibo una total despreocupación por las vulvas. La siguiente imagen es interesante, pues muestra símbolos parecidos a un tumi, pero uno de ellos (1) tiene dedos en lo que creo que son los pies de un personaje sin brazos en la posición en referencia. Abajo de ésta hay otro símbolo que conserva un esbozo de cabeza y también se observan otros más abstractos:

En definitiva, creo que, aunque hay muchas imágenes de varones que muestran su virilidad, predomina, como es lógico, el símbolo de la femenidad que ha sido uno de los motores de la gestión humana en todo el mundo y a lo largo de toda la historia de los humanos. La "W" tendría pues un significado de fertilidad: parto o complemento de la exagerada masculinidad que se atribuían los varones.