Las Lecciones de la Junta de Adelanto de Arica

Tomás Bradanovic P.

Hoy en día, cuando pasamos frente a alguna de las innumerables obras realizadas por la Junta de Adelanto que aún nos dan servicio y nos sorprenden por su calidad y pertinencia después de casi 40 años, surge espontáneamente la pregunta ¿podemos aprender algo de esa experiencia?

Durante muchos años se nos ha repetido que nada de lo que ocurrió entonces tiene aplicación ahora, se trataba de "políticas de subsidio destinadas a desaparecer tarde o temprano y que no dejaron nada de valor a la ciudad". De tanto repetirlo hay incluso muchos ariqueños que han terminado por creerlo y lo repiten convencidos. Ellos han sido los peores enemigos del desarrollo de nuestra ciudad.

Porque si se trata de criticar, una simple comparación deja terriblemente mal parados a aquellos que critican "la política de subsidios", en efecto ¿que han logrado ellos con mas de 30 años de políticas débiles, impotentes, estériles, contradictorias? muy poco. Nada en comparación a lo que sí logró el grupo humano que impulsó a la Junta de Adelanto de Arica. Los resultados de ambos planteamientos están a la vista de cualquiera que tenga ojos y vea. Nuestra ciudad se encuentra de mal en peor desde la disolución de la Junta de Adelanto a la fecha.

Una de las primeras lecciones que nos da la historia de la Junta de Adelanto es la superior calidad de las inversiones públicas cuando son sacadas de las manos del gobierno central y sus políticos, sean estos del color que sean. La pretendida "descentralización" del país no ha sido más que colocar el dinero en manos de politicos locales, que responden ante el gobierno central y sus intereses tal como lo hace un empleado ante un empleador; con subordinación y dependencia.

La verdadera descentralización fue la de los años de la Junta de Adelanto donde las propias industrias que creaban riqueza como efecto de sus inversiones de fomento eran las que funanciaban tales obras. Veamos:

Ingresos de la Junta de Adelanto e incidencia de la industria

Año
Miles de Escudos 1969
Indice
% aportado por industrias
1964
42.136
100
66.1
1965
54.774
130
69.0
1966
72.628
172
72.0
1967
101.766
242
75.0
1968
113.233
269
77.0

(Fuente: JAA, Tesorería Comunal)

Esta sola tabla nos muestra como la Junta de Adelanto al propio tiempo que creaba el desarrollo industrial, se financiaba del mismo para invertir en obras e infraestructura; Un perfecto círculo virtuoso ¿cuantos de los que hoy critican lo que fue la Junta pueden mostrar algún resultado que siquiera se le acerque? ¿cuales han sido los resultados de las políticas que ellos mismos han propulsado?.

Una segunda lección que nos deja la experiencia de la Junta de Adelanto es la importancia de identificar y aprovechar las oportunidades reales de generar riqueza para impulsarlas a través de leyes de fomento. El Puerto Libre y las armadurías industriales fueron excelentes respuestas -en su tiempo- de generar riqueza aprovechando coyunturas favorables. Hoy en día no tendrían ningún sentido, tal como no lo han tenido los intentos de crear "parques industriales" en nuestra ciudad en pleno siglo XXI. La capacidad de identificar políticas que generen riqueza y desarrollo parece estar atrofiada en Chile desde hace mucho tiempo.

Una muestra de esa capacidad de identificar acertadamente coyunturas favorables fue la creación de la Zona Franca de Iquique ¿Cuanto recaudaba el fisco en Iquique por concepto de impuestos antes de la ZOFRI? ¿Acaso perdio recaudación al eliminar los aranceles de internación? todo lo contrario, ZOFRI fue una experiencia tan beneficiosa y acertada como lo fue el Puerto Libre y la JAA en su época y sin duda en una o dos décadas más los defensores del control central -cual lacayos- se referirán a la ZOFRI en los mismos términos con que hoy descalifican a la Junta de Adelanto.

Porque en el fondo se trata de un asunto de controlar y mantener el poder. El que maneja la plata es quien controla el poder y difícilmente accederán de buena gana a entregar sus ventajas y prerrogativas, no importa cuan mal lo estén haciendo.

Si hay una conclusión que podemos sacar de la historia de la Junta de Adelanto, es la importancia de invertir bien los impuestos que pagamos. La importancia que la inversión esté en manos de personas ajenas a la riña politica pequeña, al aprovechamiento personal y a los intereses de mantenerse en el poder cada vez que llegan las elecciones.

A la Junta de Adelanto de Arica la podrán acusar de cualquier cosa, menos de haber invertido mal los impuestos que pagabamos los propios ariqueños. Y eso es algo que ninguna administración posterior pudo superar.

Las opiniones expresadas con firma son emitidas a título personal y no comprometen en modo alguno ni representan la opinión de la Ilustre Municipalidad de Arica, a quien se interese por comentar o refrutar lo expresado puede enviar un mail AQUI y su opinión será publicada en idénticos términos