Desde el chasqui a la revolución informática


Sergio Vasquez Ochoa

Contador Auditor – Ing. (e)Ejec. Marketing
Presidente Asociación Consumidores Arica

El cuadro del chasqui que corre cual atleta griego por las cumbres andinas con el correo ancestral llevando la buena nueva a los ayllus, hoy se ha modernizado. Ya no correrá más con su noticia, por las heladas cumbres de la puna.

Hoy, es la nueva señal que surca los cielos, recorre el mundo trayendo la noticia, la educación, la entretención, el mensaje de paz y el de los rebeldes y todo aquello que pueda crear el hombre para su deleite e incluso vicios malsanos. Es el internet fabuloso y dominante.

Se adentra en los hogares, trabajos y en cualquier lugar, dando paso a una verdadera revolución en la información. Es la modernidad vigente, que cruza continentes y países; mientras unos se solazan con el PC de última generación, y todas las novedades accesorias, otros adolescentes, se desmayan por falta de alimentación, desnudando un mundo aún imperfecto en sus logros sociales.

¿ Representa el fin de la historia, esta revolución cibernética ? Las empresas se suman a una fría dinámica mundial. Ser o no ser. Los cambios de actividad, son tan fugaces, como el éxito en el negocio, para dar paso a una nueva actividad cuando las cosas se ponen mal. Las empresas públicas, deben considerar su modernidad, optimizando el uso de los recursos escasos, aplicando la externalización cuando los costos alternativos, así lo ameriten.

Estos cambios dinámicos y nuevas formas de enfrentar la gestión pública; sin duda que tienen efectos laborales, por lo que los trabajadores deben procurar mayores esfuerzos de especialización y conocimientos; así como los futuros trabajadores técnicos y profesionales, deben tener presente el escenario futuro en sus campos laborales.

A los globalizantes que aspiran a una economía única y al dominio mundial de ésta nueva concepción de vida, se oponen los anti-globalizantes, a través de movimientos liberadores de estos envolventes cantos de sirenas multicolores de las grandes potencias, con un mensaje ecológico y de atención a lo humano y social.

Por ello, a la interpretación de una individualidad creciente y criticada, se deben oponer como conductas positivas y constructivas, los esfuerzos de mantención de los afectos y la solidaridad.

La creatividad, el ser emprendedor y el desarrollo de la imaginación para enfrentar, los nuevos desafíos laborales y de la contribución al progreso

Es fundamental, no olvidar los conceptos de la equidad, perfeccionamiento en las relaciones laborales, trabajador – empresario, la humanización de los sistemas, la paz entre los hombres, para ir en la búsqueda de una sociedad más justa y solidaria.