Grandes Ariqueños: Percy Dauelsberg

1930-1994

Arica es una ciudad que despierta vocaciones y pasiones poco comunes en algunas personas. Es el caso de Percy Dauelsberg, quien durante muchos años manejó su agencia de aduanas en la planta baja del edificio de la Ex-Junta de Adelanto. De una familia conocida y muy querida en la ciudad, Dauelsberg llevaba además de los trámites aduaneros de su oficina, otra vida paralela inmerso en el estudio del pasado arqueológico de Arica.

No por ser autodidacta, el trabajo de Daulesberg fue menos valioso o dedicado. Hoy se le reconoce como uno de los grandes nombres de la arqueología regional, gracias a cuyos esfuerzos, junto con Guillermo Focacci y otros destacados arqueólogos extranjeros fueron claves en el descubrimiento y preservación de nuestro pasado remoto.

A fines la década de los cincuentas, gracias al esfuerzo propio junto a un grupo de pioneros se crea al Museo Regional de Arica, una iniciativa privada que de manera artesanal comienza a difundir boletines con los resultados de sus investigaciones al Museo de Santiago y otros en el extranjero. El entusiasmo y tesón de ese grupo de pioneros rendiría sus frutos muchos años más tarde, cuando Arica se convertiría en uno de los lugares top de la arqueología a nivel mundial como fruto de ese trabajo.

Dauelsberg fue uno de esos autodidactas que resultan mucho mas brillantes que los propios profesionales. Sin haber estudiado en la universidad fue profesor en las universidades de Chile, del Norte, Sede Arica y de Tarapacá. Muchos de los más destacados arqueólogos chilenos fueron formados por él y supo infundirles entusiasmo y traspasarles su gran conocimiento. Todo un ejemplo para esta época en que priman el credencialismo y los títulos oficiales por sobre el verdadero conocimiento.

Dauelsberg fué de los primeros en interesarse y desarrollar temas como las fases culturales de Arica y su cronología, que hoy son la clave de la comprensión de nuestro pasado remoto, la determinación de la existencia de un período formativo e importantísimos sitios como el sector de Faldeos del Morro y Alto Ramírez son fruto de su perseverancia y entusiasmo investigativo.

La inusual magnitud de la influencia del Tiawanaku en Arica es otro de los descubrimientos desarrollados tempranamente por Dauelsberg y el arquélogo ariqueño guillermo Focacci Aste, otro de los grandes estudiosos de nuestro pasado pionero del actual Museo de San Miguel de Azapa.

Como dice el profesor Oscar Aguilera, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile: "resumiendo sus múltiples actividades en la Arqueología de nuestro país podemos precisar que (Dauelsberg) fue un riguroso arqueólogo de campo que se interesó siempre por dar a conocer los contextos culturales de los sitios que excavó. Si en un primer momento sus trabajos insistieron en los conjuntos alfareros excavados en los diferentes cementerios de Arica, muy pronto todos ellos formaron parte de unidades culturales más complejas que denominó fases. Así su esfuerzo mayor, además del estudio de los contextos, privilegiando los tipos alfareros, se concentró en organizar los cuadros cronológicos del desarrollo cultural de la primera región. En este sentido continuó y enriqueció los trabajos de Uhle y Bird; no olvidando nunca mencionarlos e insistir en el valor científico de ellos".

El legado de Percy Dauelsberg no queda solo en el valor científico de sus trabajos, es la pasión y el entusiasmo de un pequeño grupo de personas que cambió el curso de nuestra historia, dió valor a cosas que estaban olvidadas y hasta despreciadas, no cejó ante las dificultades ni se quedó en espera de "fondos" para seguir sus investigaciones. Ese entusiasmo que todavía se encuentra en un selecto grupo de ariqueños es el que rinde frutos duraderos. Con un entusiasmo que no muere ni espera recompensas materiales es como se alcanza lo verdaderamente valioso, así son los grandes ariqueños que iremos destacando mes a mes en nuestra web.