Juan Guillén, mi vecino

Tomás Bradanovic

Cada 30 de diciembre en la noche Juan Silvestre Guillén Canales celebraba apurado la víspera de su cumpleaños, pasado medianoche iba a saludar a sus vecinos (mis suegros vivían en la casa del lado) y luego salía raudo a animar la partida de la Maratón de San Silvestre tal como lo hacía desde 1954. Era una de las muchas tradiciones que los ariqueños teníamos tan arraigadas que ni nos imaginábamos que pasaría el día que JG ya no estuviese entre nosotros.

Otra de las grandes tradiciones en que Juan Guillén resultaba indispensable era en los funerales, especialmente cuando se trataba de algún colega ferroviario donde su discurso fúnebre dejaba a todos emocionados y de algún modo conformes. ¡Que difícil tarea para aquellos que tuvieron que hablar en su funeral! más de uno debe haber sentido la presencia crítica de JG corrigiéndolo, como diciendo "no está mal, pero yo lo hubiese hecho mejor".

Juan Guillén encarnaba para mí todo lo que es el verdadero ariqueño, cantaba a todo pulmón tangos y boleros que se escuchaban en varias casas a la redonda, sencillo, humilde y por sobre todo un gran cultivador de la amistad. El "hombre del millón de amigos" como lo conocíamos vivió y murió pobre a pesar de haber sido hombre público en momentos fundamentales de la ciudad. Solo dejó de herencia su reputación de hombre bueno y amigo como ninguno.

Juan Guillén fue siempre un líder nato, un líder positivo porque tenía ideales muy por encima de la ambición personal o el enriquecerse, estuvo en la política siendo regidor por el Partido Liberal durante dos períodos (1960-1963, 1963-1967), sin embargo jamás se le conoció una actitud sectaria, oportunista o prepotente en la que caen tantos de los que ingresan a la política.

Es innumerable la cantidad de causas por las que trabajó, los clubes y asociaciones que apadrinó -partiendo por el Centro Hijos de Arica del cual fue fundador- y hacia el final de su vida por el Club de Deportes Arica al que jamás le perdió la fe y donde trabajó tantos años.

Los que recordamos la época de la radio también sabemos la importancia de Juan Guillén en el campo del periodismo deportivo en diarios y radios de la ciudad, cuando nos encontábamos por la calle solía saludarlo con su frase característica "adelante con la información Juanito, desde la cancha" y JG jovial contestaba "que tal la muchachada", por algo en los años 40 fue elegido el mejor periodista deportivo de chile. Fue Director de la recordada Radio Arica y trabajó en diversos medios de prensa locales y nacionales.

Sería interminable recopilar todo lo que hizo este gran ariqueño, si he colocado algunas pocas cosas y omitido muchas -su participación en el Campeonato Mundial de Fútbol del 62 o en las Fiestas de la Primavera por poner solo dos ejemplos- es solo para refrescar la memoria de las generaciones más jóvenes que no tuvieron la suerte de conocer su trayectoria. Más importante me parece resaltar el lado humano y el ejemplo que nos dejó, admirable para todo buen ariqueño: Juan Guillén fué un caballero y un soñador, tuvo el sueño de ver a Arica grande y pujante, tuvo la suerte de vivir en parte ese  sueño durante los años de la Junta de Adelanto  Dedicó su vida a ese sueño y nos regaló su interpretación del Himno de Arica, escrito por su amigo el periodista Pedro Ariel Olea, solo eso hubiese bastado para que Juan Guillén viviese por siempre entre nosotros, sabemos que hizo mucho más, pero todavía nos estremece escucharlo cantar las estrofas de nuestro himno.

Es tu lema la paz
y es tu grito libertad
tierra señalada
de inmortalidad
Es tu morro imponente
besado por el mar
Símbolo de Gloria, Patria y Lealtad,

En nuestro  corazón
hay un Himno vibrante para ti
Clamor de multitud
juramento de fe en el porvenir

Tu noble pabellón
con  las glorias de junio se cubrió,
¡Arica! ¡Siempre Arica!
¡Siempre Arica, hasta morir! 

 

 

El ariqueñismo es un interés fundamental de la actual gestión municipal y de su Alcalde, la difusión de nuestros valores, del amor a nuestra tierra y de nuestra mejor gente. Destacar a Juan Guillén Canales en nuestra web es una obligación, nunca debemos olvidarlo porque con esa clase de gente es que Arica va a salir adelante.