Arica ostenta el record de Guiness de ser la ciudad más seca del mundo, sin embargo desde los tiempos de la Junta de Adelanto ha sido preocupación prioritaria transformar nuestra árida ciudad en un oasis en medio del Desierto de Atacama. La Municipalidad ha recogido esta vocación ariqueña y el Alcalde se ha comprometido a que se plantarán más de 3.000 nuevas palmeras para crear nuevas áreas verdes, además hay un importante programa de recuperación de parques y otro de plantación de macizos de flores en las rotondas. Los objetivos son mejorar la calidad de vida de los habitantes y tener una ciudad más atractiva para el turista. Si una imagen vale por mil palabras ¿cuanto valdrán doce? vea a continuación como Arica se está transformando en una ciudad más colorida y bella.